Y por fin, el dichoso alérgeno

Ya está. Ha aparecido. No del todo, pero está detectado. Puede que sea el sulfato ferroso o uno de sus excipientes.

Hace poco expliqué que la alergia al Enantyum había dado negativo, por lo que la reacción que tuve puede deberse a algún componente presente en el hierro en comprimidos y no en el hierro bebible. O también a que el hierro bebible se presenta en forma de succinato y los comprimidos en forma de sulfato. También pueden ser los excipientes del hierro, similares a los salicilatos, o el colorante E-124.

Como se me acabó el hierro bebible, hablé con la alergóloga y decidimos probar con los comprimidos. El hierro bebible es bastante malo y si los comprimidos funcionaban iba a ser una gozada. Pero hoy por la mañana, después de dos días de tomarme la pastilla me ha vuelto a salir el sarpullido. Poco, pero me ha salido. ¡CAZADO!

Ahora toca cambiar el tratamiento. De momento me ha recomendado un hierro de mejor tolerancia. Si el endocrino está de acuerdo tomaré ese y veremos en la consulta de marzo cómo seguir el tratamiento.

JR

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: