Adiós a la barba

Os voy a proponer un juego. No es gratuito como esos que hay por el Facebook o por cientos de webs de juegos flash repletos de publicidad. Basta con ir a un almacén de chinos, o a un todo a 1 euro (antiguos todo a 100) y comprar una barba postiza. Hasta ahí el gasto. Ahora, vamos a casa y nos la probamos delante del espejo. El juego consiste en ver cómo cambian nuestros rasgos con y sin barba. Y si tenéis la cara algo redonda y un poco de papada notaréis un cambio enorme.

Eso es lo que me pasó a mí hace unos años. Al principio era una perilla “de mosquetero”. Luego, una perilla completa. Pero me di cuenta del cambio un verano en el que estuve preparando asignaturas para septiembre. Apenas salía y me dejé una barba “de guerrillero”. Parecía Fidel Castro en tiempos de Sierra Maestra. El día de mi último examen me afeité. Estuve 40 minutos entre tijeras y cuchilla. Ahí vi el cambio. El verano sedentario había hecho su trabajo a la perfección y además de más tripa tenía más papada. Tardé cuatro meses en dejarme la barba definitivamente, porque volví a la perilla, pero no había vuelta atrás. Estaba destinado a la barba.

Sí que es verdad que alguna vez, más o menos una al año, me afeitaba completamente para dejar la piel al descubierto y comprobar que mi papada había crecido, que sin barba parecía más joven y que estaba mejor con ella. Nunca la volví a llevar a lo guerrillero, siempre bien recortada con una maquinilla eléctrica y procurando llevar las patillas rectas y las mejillas y el cuello afeitados.

Los últimos meses, y para que se notase menos la papada, me dejaba más largo el pelo de la zona de la perilla.

Después de la operación y según me bajaba la papada fui rebajando la longitud del pelo. Del 9 al 6 y luego al 4. Dudaba. Pero llegó el sábado de carnaval y para mi disfraz, con la cara completamente maquillada, era mejor afeitarme. Así que agarré la maquinilla, la cuchilla y la espuma y al lío. FUERA BARBA. Y con menos papada, a rejuvenecer.

¿Durará? ¿No durará? No lo se. Me he malacostumbrado y no se si me haré a la rutina de afeitarme casi todas las mañanas, pero he cambiado tantas cosas…

JR

4 comments so far

  1. Lola on

    Je, je y más que cambiaran Jor, ya verás, pero para bién, eres un campeón, sigue así, un besín

  2. kkk on

    ¿Te has quitado la barba?

    Tu antes molabas.

  3. perdiendo kilos on

    Pero sigo molando…

  4. […] Es una de las anécdotas que me faltaba por contar sobre mi BARBA. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: