“Llámele gordo, no obeso”

Anne Milton, Ministra de Sanidad del Reino Unido

La verdad es que me he quedado de piedra al leer estas declaraciones de Anne Milton, ministra de ¿sanidad? del Reino Unido. Resulta que, según esta señora:

“Si me miro en el espejo y pienso que estoy obesa creo que me preocupo menos que si pienso que estoy gorda

Para colmo, Steve Field, del Colegio Real de Médicos, le da la razón. Hay que ser duros con los obesos gordos ya que la cuarta parte de la población británica es obesa, y me refiero a obesa en cuanto a IMC, porque en cuanto a calificativo por parte de la Ministra directamente son gordos, como un 14% de los niños.

Tengo que reconocer que los médicos siempre te tratan de obeso. No obstante, la enfermedad se llama obesidad, y al igual que quien padece diabetes es un diabético o quien padece esquizofrenia es un esquizofrénico, una persona cuya enfermedad es la obesidad es un obeso.

Además, el argumento de que “llamando gordo se motiva más a adelgazar” es totalmente inexacto y lo digo por experiencia. Muchas veces, en mi adolescencia, emplearon la palabra “gordo” con ánimo de insultarme. Y si nos fijamos un poco en cómo se usa en la sociedad, veremos que “gordo” o “gorda” ha pasado de ser un calificativo estándar a ser directamente un insulto. Un insulto que puede pesar como una losa, y que puede hacer que una persona obesa vuelque sus frustraciones y sus vacíos en llenar el estómago con comida, justo lo que agrava su enfermedad.

Imagina que vas al médico con un forúnculo perianal. Un forúnculo que te impide sentarte, y que te hace ver las estrellas cada vez que andas o vas al baño. Tu intención es que el médico te lo cure, pero en lugar de hacer eso te insulta, hace chistes del tipo “no hay nada peor que tener un grano en el culo” y le saca fotos con el móvil. ¿Qué pensarías? Pues ponte ahora con 130 kilos y que el médico te llame “gordo”, justo la palabra que más te hiere, en lugar de “obeso”, la palabra que hace referencia a tu enfermedad, a eso que quieres que se te cure.

Yo siempre que he ido al médico se me ha tratado como lo que soy, un obeso. Bueno, realmente ahora no me tratan como a un obeso porque sólo doy aspecto de tener sobrepeso, aunque mi IMC de momento diga lo contrario, aunque sólo sea por un punto. Como gordo sólo me han tratado aquellos que han querido, a veces con y otras veces sin éxito, hacerme daño.

Viendo la actitud de la Ministra, ex enfermera de profesión, entiendo porqué en el Reino Unido contratan como locos profesionales españoles, y porqué muchos pacientes están contentos con ellos. Porque claro, ¿quién se fía de un país donde al diabético le tildan de meón, o donde un esquizofrénico es un vulgar tarado, loco, ido o zurrado?

JR

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: