Archive for the ‘bicicleta’ Tag

Ulía en bici

El monte Ulía, en Donosti. Seguí la ruta del camino de Ulía.

Después de paseos entre viñedos por Haro tocó volver a Donosti, pero el mono de bicicleta seguia ahí. Como el dentista no me había hecho nada de daño me fui a la playa con un amigo, y después de un baño libre de medusas y un rato tostándome al sol, volví a casa, me puse la ropa de bici y tras ajustar un poco el freno delantero, que rozaba después de la caída en Haro, me fui directo hacia Ulía.

Por si tenéis curiosidad, os dejo una ruta parecida en WIKILOC, donde podéis ver el perfil. Tengo que indicar que subí hasta el merendero porque el monte sigue en obras y tuve que darme la media vuelta y bajar por donde subí. También que llegué al acceso subiendo por el paseo de Zubiaurre, que tiene menos tráfico que el Alto de Miracruz, llegando hasta el restaurante Arzak.

La verdad es que entre la sombra que había en casi todo el camino y que la pendiente no era excesiva subí bastante fácil, aunque hubo quien subió más fácil que yo y me adelantó al final a un ritmo imposible para mí. Además pude subir con el plato mediano y tratando de llevar un piñón algo menor de lo que me hacía falta, alargando la marcha para que tanto la subida como el ejercicio fuesen más efectivos.

Me sentí fenomenal al llegar arriba, aunque me habría gustado poder seguir hasta arriba. Tengo que informarme bien de cuándo y cómo se podrá pasar porque me gustaría llegar hasta arriba, seguir el camino y bajar a Pasajes. También me gustaría subir por el camino de Monpás, que es de tierra.

Ulía es un monte que me ha gustado mucho y que puede ser un buen sitio para ir entrenándome.

JR

Anuncios

Pedaleando entre viñedos

Aunque lo leeis hoy este post es de la semana pasada. Publico ahora porque he estado en Madrid con varios amigos y dejé pendientes de escribir varios post que veréis en los próximos días.

Estaba en Haro, en La Rioja, donde suelo pasar los veranos. Y había decidido traerme la bici para hacer alguna salida por algunos de los caminos que hay entre huertas, trigales y viñedos.

En total hice un par de salidas por los pueblos de alrededor: Zarratón, Casalareina, Anguciana, Cihuri… y tengo pendientes salidas hacia San Vicente de la Sonsierra, Labastida o Santo Domingo de la Calzada.

Haro tiene la ventaja de estar en la confluencia de dos rutas ciclistas importantes: el Camino de Santiago y la Ruta del Ebro. Hay caminos señalizados, y también muchas pistas en zonas de cultivos que son fáciles y muy llanas, salvo algún desnivel como el que hay entre Haro y Zarratón.

Esos dos días aprendí a perderle el miedo a la BTT por caminos, al polvo, a la gravilla, a orientarme basándome en los mapas de Google Earth y en la posición de los pueblos, buscando siempre referencias para saber llegar a casa, o también a negociar zonas difíciles como los caminos embarrados por culpa de los regadíos. Pero sobre todo, aprendí a disfrutar.

Y entre tanto disfrute tenía que llegar la primera caída. Lo peor de todo es que fue subiendo una cuesta muy empinada y llena de tierra, con algunas piedras sueltas. Llegaba desde Anguciana por una pista, entre el río Tirón y la carretera. Tenía que remontar hacia la carretera y era el único camino, y cuando estaba a punto de llegar arriba me quedé clavado, apreté los frenos y me fuí hacia atrás, cayendo al suelo. Me golpeé con el sillín en la tripa, poca cosa, y tengo de recuerdo una rozadura en el codo y el freno delantero algo desajustado, pero estoy bien y sigo con ganas de pedalear.

Ahora, durante unos días, tocará hacerlo por Donosti, donde tengo una ruta nueva. Si vuelvo a Haro seguiré por viñedos. Espero que las moras que ví crecer hacia Zarratón hayan madurado para cuando vuelva…

JR

No te vayas de Navarra

Tras unos días sin poder hacer gran cosa en bici el pasado sábado tenía mucho “mono”. Así que me levanté por la mañana con ganas de dar una buena vuelta. Por desgracia, llovía, así que esperé. Después de comer, cuando parecía que había parado, me preparé y salí. Y en ese momento volvió a llover.

Pero como ya estaba encima de la “máquina”, tiré para adelante. Tomé el carril bici que lleva hacia el barrio de Martutene y desde ahí la antigua carretera que va paralela a las vías del tren. Mi intención era llegar hasta la entrada de Hernani, dar la vuelta y probar alguno de los caminos que suben hacia Oriamendi o los hospitales de Donosti, pero al llegar a la entrada de Hernani me acordé de la carretera que lleva hasta Goizueta, en Navarra. Podéis ver el recorrido en la web de WIKILOC, y muchos ciclistas suelen hacerlo los fines de semana ya que hay muy poco tráfico. No pretendía hacer semejante vuelta, y sabía que por el camino podía encontrarme el puerto de Arano (que no es el coloso que se ve en el perfil), pero mi intención no era llegar, era disfrutar de la ruta.

El camino discurre por la orilla del río Urumea, por los barrios de Zikuñaga, Fagollaga o Ereñozu, y de repente vi un cartel rojo que decía “Comunidad Foral de Navarra / Nafarroako Foru Erkidegoa” que me provocó un subidón. Seguí un par de kilómetros más en tierras forales, pero la hora y sobre todo que para mí ese terreno pasaba a ser desconocido impusieron prudencia. Di media vuelta con la satisfacción de haber salido de la provincia.

JR

La sonrisa de “El Risitas”

Estos días me voy a salir un poco del tema “perder kilos” para hablaros de dientes. Pero no del “dientes, que es lo que les jode” que inmortalizó Isabel Pantoja mientras ¿saqueaba? ¿blanqueaba? ¿robaba? el dinero del Ayuntamiento de Marbella (diré que presuntamente, no me vaya a denunciar esa “señora”).

En la foto tenéis a “El Risitas”, personaje que saltó a la fama gracias a Jesús Quintero y que se reía de chistes malos junto a su “Cuñao”. Nunca he sabido si el apodo es debido a su extravagante forma de reirse, a que se ríe de chistes malísimos o al estado de su dentadura.

Y es que, salvando las distancias, bien podría ser esa mi dentadura gracias a una tarde de mountain bike por Leizarán, hará por lo menos 14 años. Una caída cuesta abajo, vuelta de campana incluida, que me melló dos dientes, en concreto los incisivos superiores izquierdos, y que pudo ser la causa de que dos años después se me reabsorbiera el colmillo inferior izquierdo.

La verdad es que he buscado información sobre la reabsorción y he encontrado otros casos como el mío, de niños que se dieron un golpe en los dientes y que al cabo de un tiempo se les reabsorbió. Para que lo sepáis, la reabsorción consiste en la desaparición de los tejidos de soporte del diente, dejando únicamente la corona. Esta, al quedarse hueca, se rompe. En mi caso, me acuerdo perfectamente, fue masticando una galleta.

Estructura de un diente. En la reabsorción desaparecen los tejidos de soporte, quedando únicamente el esmalte.

Empezó entonces un periplo de dentistas infantiles, de adultos, ortodoncista (para mantener el hueco del diente separado, y de paso moverme el resto de la boca) y endodoncista, que me desvitalizó el diente. Al final, después de dos años si no recuerdo mal, me quedé con una prótesis anclada en la raíz del diente y mi dentista se jubiló.

Justo antes de la operación fui a otro dentista para hacerme una limpieza de boca. Me pareció importante, ya que me iban a intubar durante la anestesia (aunque ya conté que fue antes, cosa que no me esperaba) y con una boca bien limpia se evitan problemas de infecciones. Habían pasado años desde entonces y la prótesis estaba algo floja. Con la limpieza saltó. Entonces llegó el diagnóstico: la única caries, el único problema que veía el dentista en toda la boca, estaba dentro de la raíz de ese colmillo. Para salvar la situación me pegó la prótesis y me recomendó un implante, extrayendo la raíz, ya que así se evitaría la caries definitivamente.

Pasó la operación, pasó el tiempo y hace unas tres semanas, la prótesis se me despegó de nuevo. La coloqué en su sitio y me dije “ya llamaré”. Hasta que, como sabréis si leéis el blog, empecé a ir al a playa. Una ola traidora y una boca entreabierta, cogiendo aire mientras nadaba. ¿Os lo imagináis? Efectivamente, mi colmillo “de pega” lo habrá encontrado o lo encontrará uno de esos buscadores de metales que van por la playa. O quizá las corrientes marinas la lleven al Urumea, al puerto de Pasajes o quizá más lejos, hasta la mismísima fosa de las Marianas. A saber.

Así que he vuelto al dentista para que me ponga un colmillo definitivo, un implante dental, ahora que es la época de mi vida que menos uso los dientes. Qué ironía.

JR

Marcha ciclista “Kontuz”

La verdad es que tengo pocas cosas que contar sobre estos días. Me mantengo en mi peso, como saludable y poco a poco voy haciendo más bicicleta, y sobre todo, probando alguna cuesta de más entidad. Suave, eso sí. Que todavía estoy empezando.

Lo que sí que he hecho es ir a la marcha KONTUZ, que lleva 14 años celebrándose en Vitoria pero que era la primera vez que se celebraba en Donosti. En ella se pretende concienciar tanto a ciclistas como a conductores para una convivencia tranquila en las vías públicas. Han asistido la asociación de ciclistas Kalapie y un grupo de Donosti Roller, patinadores, para ayudar a regular el tráfico.

El recorrido ha estado bien, y por lo que decían ha sido de unos 13 kilómetros. Hemos salido desde el Ayuntamiento (que ha puesto a la Guardia Municipal y a los agentes de tráfico, pero ningún logo de Donostia 2016) para ir por toda la Concha hasta el funicular de Igeldo. De ahí, media vuelta y recorrido por el barrio de El Antiguo hasta las Universidades. Vuelta por la Concha para cruzar el río en el segundo puente (Santa Catalina) y volver a cruzarlo en el cuarto (Mundaiz), y una vez más en el primero, el del Kursaal. Hemos seguido por la Zurriola, para dar la vuelta en la Avenida de Navarra y llegar de nuevo al punto de partida.

Ha sido una marcha entretenida, con muchísima gente, y a un ritmo suave, adecuado para cualquiera, desde niños hasta gente mayor. He utilizado todo el rato el plato grande y los dos piñones más pequeños, para que os hagáis una idea. Sólo he cambiado de marcha cuando se ralentizaba un poco el ritmo, para ir con un pedaleo más alegre.

Al final, café, bebidas y cacahuetes para todos. También nos han regalado dos camisetas, una azul para llevar en la marcha y otra naranja, que venía en una bolsa con los cacahuetes y no la he visto hasta llegar a casa. Es modelo de chica, talla L, de KUKUXUMUXU, con motivos ciclistas. De tirantes. ¿La quiere alguien?

JR

PD: También ha habido sorteo de bicis, maillots y lotes de los patrocinadores, pero no me ha tocado nada.

PPD: en la web de KONTUZ podréis ver fotos de la marcha.

A %d blogueros les gusta esto: