Archive for the ‘estetica’ Tag

Mi nueva relación con… la ropa

 

Este ha sido un cambio BRUTAL. No tengo otra manera de definirlo.

Podría empezar el post criticando el tema de las tallas, la falta de modelos, los diferentes cortes o los excesivos precios de la ropa de tallas grandes, pero no lo haré. No lo haré porque en la única tienda que visitaba, de tallas grandes, me trataban estupendamente. También iba a una gran superficie con tallas grandes.

Mi estilo era sencillo: pantalón ancho, zapatillas, camiseta interior y camisa. Nunca fallaban estas prendas en cualquier época del año. Vestirme era algo de “sota, caballo y rey”, inamovible. Y como hay poca variedad en tallas grandes, con tres pantalones y cuatro o cinco camisas tenía suficiente.

La camiseta interior era necesaria por algo que empecé a notar un verano, mi último verano en el colegio, y que me avergonzaba, y era el sudor. Si no llevaba camiseta interior el sudor se marcaba en la ropa. Esto, sumado a los kilos, tenía un efecto muy desagradable para mí, porque el sudor marca axilas y el contorno pectoral.

Según fui bajando de peso y de volumen empecé a usar ropa vieja. Todo lo que se me había quedado pequeño me servía durante dos o tres meses, hasta que era demasiado grande. Fueron meses de poca compra de ropa, pero en la que pasé de la sección de “tallas grandes” a las tallas normales. De la 7XL que llegué a usar (según fabricantes) a la 44 de pantalón y XL para camisas y camisetas.

Irremediablemente, el tener más posibilidades de conseguir ropa ha provocado que cambie mi estilo. Por un lado porque prácticamente en todas las tiendas se encuentra lo mismo: camisas de cuadros (que no me gustan mucho, la verdad), pantalones ajustados y camisetas. Y también me he podido comprar algo de ropa de marca, algo que antes era imposible.

Tengo un estilo más formal para los días de diario, y los fines de semana me gusta, cada vez más, salir “informal”.

Sí, me gusta vestirme y me he dado cuenta de que me gusta comprarme ropa. En eso, el cambio ha sido brutal.

JR

Anuncios

Dermolipectomía: respuesta a un comentario

El pasado 20 de enero, mientras celebraba la tamborrada con mi flamante traje nuevo de cocinero (un poco holgado para poder meter ropa de abrigo debajo), muy por debajo de la chaqueta 7XL que llevé hace dos años, me llegó al blog el siguente comentario que prometí responder. El autor es “jose”, creo que de Valencia.

una pregunta JR, ¿te has hecho cirujía plástica reparadora o no?

me interesa tu caso puesto que yo pesaba 148 antes de la operación (gastrectomía tubular en Quirón Valencia) y tengo curiosidad por lo que pasa con la piel

gracias

Bien, la respuesta es corta: NO me he hecho la cirugía reparadora. De momento no pienso hacérmela hasta dentro de un tiempo, a pesar de tener algo de piel colgante en la tripa, en los muslos y en los brazos. Quiero esperar a que se recupere lo máximo posible y por eso después de cada ducha me doy crema hidratante y un masaje.

Según me dijeron, al ser hombre y joven la piel se recupera mejor, y la recuperación es peor siendo mujer y a mayor edad. El mejor ejemplo está en las mujeres que acaban de dar a luz. Cuanto más jóvenes menos problemas de piel colgante o estrías post embarazo.

De todas maneras, aconsejan tener 6 meses de peso mantenido y estar lo más cerca posible del peso ideal antes de la operación. Si quieres más información sobre la cirugía puedes consultar ESTA WEB que la explica muy bien. La operación, que no lo he dicho, se llama dermolipectomía.

Un saludo y gracias por tu comentario.

JR

El verdadero “primer día de rebajas”

7 de enero de 2010. Hace un año. Empezaban las rebajas, como siempre. Yo escribí esto:

Durante años he sido muy buen cliente de una tienda de tallas grandes. Escribir este post me ha recordado una anécdota que me pasó la última vez que compré ahí, pocos días antes de la operación. Fui a comprar pijamas nuevos y una bata para el hospital, y la dependienta me preguntó: “Qué, ¿te operas, no?” Por lo visto, todos los clientes hacíamos lo mismo: no solíamos comprar ese tipo de ropa hasta que nos tocaba ir al hospital para la cirugía bariátrica.

Después de comprar me dijo “bueno, no adelgaces demasiado, y acuérdate de que tenemos ropa desde la talla 44”. Me hizo gracia la frase, ya que para ellos que un cliente se opere y pierda peso supone que le perderán y que los ingresos bajarán. Y hablando de rebajas, seguramente tendré que ir por allí ya que con este frío que está haciendo necesito abrigarme. Ya escribí que tengo ropa más pequeña guardada, pero ahora mismo todos los abrigos me quedan grandes y necesito algo de mi talla urgentemente.

Podéis leer la entrada completa AQUÍ.

¡Qué diferencia!

Ayer pude irme de rebajas… de verdad. A tiendas de tallas normales. No voy a poner nombres de comercios porque no me gusta hacerles publicidad. Fui con un amigo y la verdad es que estuvo bien. Compré poco: un jersey, un pantalón, un cinturón y un par de calzoncillos.

Y me dí cuenta de que en la mayoría de tiendas sólo hay una moda. Ahora se llevan pantalones más ajustados y camisas de cuadros. ¡No me gustó ninguna! La única una blanca lisa de manga larga, pero casualmente no había mi talla. Por cierto, ahora llevo una XL de camisa y una 44 de pantalón… según el fabricante. Porque en la misma tienda, la 46 de un modelo de pantalón me queda grande, la 44 del mismo bien y la 44 de otro modelo ni me entra.

El mundo de las tallas es un mundo aparte, y lo peor es que no hay una guía unificada ni nada que se le parezca. Hace tiempo el Gobierno quiso sacar un nuevo sistema de tallaje, y todo quedó en nada. Bueno, en un gasto de unos cuantos millones de euros. He pasado de la talla 80 a la 44 y he comprobado que entre fabricantes hay diferencias abismales.

JR

 

Ve su imagen el Google Street View y decide cambiar radicalmente

 

Leo en la web de GIZMODO, que siempre nos informa sobre tecnología (increíble el destripamiento del iPhone 4), esta curiosa noticia. Resulta que Bob Mewse, ciudadano de Bristol, Reino Unido, se vio a sí mismo en la aplicación Street View de Google. Es la foto que podéis ver arriba.

Dice el post que decidió perder peso, y bajó desde los 130 hasta los 90 kilos. Ha desaparecido su hipertensión, no le duele la espalda y sigue una dieta y un programa de un entrenador personal. Acaban diciendo que ahora va con un cartel en el que se puede leer “AFTER” (después) buscando el cochecito de marras…

Esto último no se si será cierto o no (no hay fotos del antes y el después, pero supongo que las habrá), pero me ha hecho reflexionar acerca de la AUTOIMAGEN CORPORAL. ¿Cómo nos vemos a nosotros mismos?

Yo siempre me he visto gordo. Toda mi vida. Sólo ahora, cuando estoy vestido delante del espejo y veo que puedo llevar la camisa metida por dentro del pantalón porque hay muy poco que disimular, me veo delgado. Porque todavía tengo piel colgante, que va volviendo a su ser muy poco a poco, pero que tumbado de lado o desnudo me hace recordar la gran “kupela”, como la llamamos los vascos, aunque sólo quede una parte testimonial de lo que fue.

La Autoimagen es muy importante. No en vano, trastornos de la conducta alimentaria suelen estar asociados con una falsa autoimagen. Esa autoimagen se ve influenciada por nuestra personalidad previa, pero también por cánones sociales, comentarios de nuestras amistades o nuestras propias vivencias con nuestros kilos de más o de menos.

Es muy importante sentirse bien con uno mismo, tanto si se siente gordo como si no, aceptarse y a partir de ahí empezar el tratamiento si es que lo necesita. Sólo así se consigue una pérdida de peso natural (con o sin cirugía) y evitamos patologías.

Volviendo al caso del artículo, fue muy bueno para Bob verse en Street View. No se vio a sí mismo en un espejo, ni en una foto. Se vio como los demás le ven a él y ayudó a que estructurase correctamente su imagen corporal. De ahí la decisión y la fuerza de voluntad para perder 40 kilos.

JR

 

A %d blogueros les gusta esto: